El Evento 201 simuló un brote de un nuevo coronavirus zoonótico transmitido de murciélagos a cerdos y de cerdos a personas. Este sería de fácil contagio entre humanos, por lo que generaría una severa pandemia.

El 18 de octubre de 2019 se realizó el Evento 201 en Nueva York. Se trató de “un ejercicio de pandemia de alto nivel”.

Fue desarrollado por el Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins (la misma que desarrolla el mapa de muertos y contagiados de coronavirus en tiempo real), el Foro Económico Mundial y la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Participaron de este evento personalidades destacadas del mundo de los negocios, de instituciones gubernamentales y representantes del sector salud del mundo.

Los participantes (banqueros, empresarios de alto nivel y responsables de varios organismos financieros mundiales) se reunieron para explorar ideas sobre cómo mitigar los devastadores impactos económicos y sociales mundiales que resultarían de «un brote intercontinental grave y altamente transmisible«.

El ejercicio se construyó alrededor de un virus ficticio, un coronavirus natural (no muy diferente al SARS o MERS) que según el ejercicio, habría surgido de los cerdos, que según el vídeo difundido en internet por los organizadores del evento, sintetiza las campañas oficiales contra el COVID-19 lanzadas por varios gobiernos, casi a modo premonitorio.

No se permitieron grabaciones de video y audio, sino que después del evento, se seleccionaron videos y audio de alta calidad para su difusión en medios seleccionados, normalmente prensa especializada dirigida a público determinado.

Entre los participantes estuvieron Ryan Morhard, asesor en materia de salud y economía del Foro Económico Mundial; Chris Elias, presidente de la División de Desarrollo Global de la Fundación Bill y Melinda Gates; Tim Evans, ex director de salud del Banco Mundial; Avril Haines, ex subdirector de la CIA, Sofía Borges, en representación de Naciones Unidas; Stanley Bergman, presidente de la Junta y CEO de Henry Schein (un distribuidor mundial de suministros médicos y dentales, incluidas vacunas, productos farmacéuticos, servicios financieros y equipos); Paul Stoffels, Director Científico de Johnson & Johnson; Matthew Harrington, Director de Operaciones Global de Edelman (una de las firmas de consultoría de marketing y relaciones públicas más grandes del mundo); Martin Knuchel, Jefe de Gestión de Crisis, Emergencias y Continuidad de Negocios de Lufthansa; Eduardo Martínez, presidente de la Fundación UPS; Hasti Taghi, Vicepresidente y Asesor Ejecutivo de la cadena norteamericana NBC o Lavan Thiru, Representante Jefe de la Autoridad Monetaria de Singapur.

Ellos tuvieron la función de liderar una respuesta política dentro de un escenario de un brote ficticio.

El propósito principal de la simulación fue ilustrar el debilitamiento de las alianzas internacionales y la debilidad gubernamental en la gestión de estas crisis, para así promover y aumentar las asociaciones público-privadas.

Si bien los participantes reconocieron al sector público como la primera línea de defensa contra las pandemias, destacaron su liderazgo compartido con el sector privado.

“En los últimos años, el mundo ha visto un número creciente de eventos epidémicos. Estos eventos están aumentando y son perjudiciales para la salud, las economías y la sociedad», argumenta la web del Evento 201.

“Los expertos coinciden en que es solo cuestión de tiempo de que una de estas epidemias adquieran un carácter global”, hasta llegar a ser “una pandemia con consecuencias potencialmente catastróficas”, agrega el sitio oficial.

Por su parte, Eric Toner, del Centro de Seguridad de la Salud de Johns Hopkins, dijo que el Evento 201 tuvo como base epidemias reales de años anteriores.

“Solo hace falta recordar situaciones de hace menos de 20 años, como las del SRAS de 2003 o la gripe aviar H5N1 de 2005, o la pandemia de gripe A H1N1 de 2009, para darse cuenta del potencial que tienen para provocar una catástrofe global», explicó.

«Durante el Evento 201, al igual que en estos casos reales, los principales desafíos fueron resolver aspectos económicos, a la vez que se garantizaba que los servicios de salud, y la [entrega] de antivirales estuvieran disponibles y fueran accesibles a aquellos que los necesitaban”, agregó.

El Evento 201 indicó entonces que una eventual pandemia causaría gran cantidad de muertes y también podría desencadenar importantes consecuencias económicas y sociales.

Treinta días después del ejercicio de simulación del 18 de octubre de 2019, el 17 de noviembre de 2019, habría aparecido el primer caso documentado del COVID-19.

«El primer caso de alguien que sufría de Covid-19 se remonta al 17 de noviembre, según informes de los medios de comunicación sobre datos no publicados del gobierno chino«, publicó The Guardian.

El 11 de marzo de 2020 el COVID-19 fue declarado pandemia por la OMS, que tiene entre sus principales financistas a la Fundación Gates, patrocinadora de este evento.

https://telegra.ph/embed/youtube?url=https%3A%2F%2Fyoutu.be%2F6g8v2HrzaOM

https://telegra.ph/embed/youtube?url=https%3A%2F%2Fyoutu.be%2FhZefhF-DM-w

 

La pandemia ficticia que empezó en Brasil

El evento 201 simuló un brote de un nuevo coronavirus zoonótico transmitido de murciélagos a cerdos y de cerdos a personas. Este sería de fácil contagio entre humanos, por lo que desencadenaría una severa pandemia.

Esta enfermedad ficticia empezó en granjas porcinas de Brasil.

Tuvo un inicio lento y silencioso hasta que aceleró su propagación en centros médicos.

Luego se extendió a los barrios de bajos recursos y que se encuentran densamente poblados, hasta llegar a las grandes ciudades de América del Sur.

Por transporte aéreo llegó a Portugal, Estados Unidos y China, para luego extenderse de forma continental.

La situación de esta pandemia ficticia se volvió incontrolable.

“No hay posibilidad de que haya una vacuna disponible en el primer año.

Existe un medicamento antiviral ficticio que puede ayudar a los enfermos pero no limitar significativamente la propagación de la enfermedad”, menciona la web.

Durante los primeros meses de esta pandemia ficticia, el número de casos se desborda, duplicándose cada semana.

Mientras incrementan los enfermos y los fallecidos, las consecuencias económicas y sociales se vuelven cada vez más desastrosas.

El trágico escenario acaba a los 18 meses, ocasionando un total de 65 millones de muertes.

El evento 201 tuvo la finalidad de realizar una serie de recomendaciones a los gobiernos, empresas e industrias de todo el mundo para tener una respuesta oportuna a una eventual pandemia.

Tuvo una duración de 3 horas y media donde realizaron una serie de debates.

Actualmente la pandemia del coronavirus mantiene a diversos países del mundo en confinamiento y sufriendo las consecuencias económicas de la paralización de sus actividades.

 

COVID-19 – 𝑨𝒓𝒄𝒂𝒏𝒖𝒎 (code.blog)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.