Las operaciones de espionaje llevados a cabo a través de la historia y principalmente durante la II Guerra Mundial han proporcionado suficiente material bibliográfico y principalmente han generado doctrina sobre aspectos tan controvertidos y fortuitos, como lo constituye por ejemplo el acceso a la fuente de información como una de las fases de una operación de espionaje, básicamente la introducción en la fase de conducción.

El acceso a la información, constituye pues un aspecto de tanta trascendencia, que su solo logro no es posible precisarlo en dimensiones de tiempo o espacio, toda vez que este acceso puede producirse en espacios tan extravagantes como en plazos inimaginables, tal es el caso de SORGE en la Embajada Alemana en TOKIO en trabajos de años, de CICERON en la Embajada Inglesa en TURQUIA, el caso de ABEL en EEUU de NA, los esposos ROSEMBERG, etc.

El espionaje se desarrolló íntegramente en la clandestinidad y dentro del más evidente sentido de lo que se entiende por ilegal, es por eso que en este ambiente compran como sellos característicos, la mas alta noción de secreto y la lucha solapada, quien practica el espionaje es en efecto un ladrón de secretos y no podría ser de otra manera puesto que sus objetivos son básicamente secretos de carácter militar, secretos ideológicos, planes políticos de estadista, gobernantes, sindicatos, asociaciones estudiantiles, partidos de derecha y de izquierda, secretos económicos y proyecto o fases de producción.

En este ambiente actúan también como mortal contraparte un contendiente feroz que es el contraespionaje y la delación; en un enfrentamiento que es siempre una lucha a muerte y sin cuartel, ninguna bajeza resulta ilícita o desdeñable; en esa guerra la pistola u otra arma es mucho menos sangrienta que la imaginación, a veces no es necesario matar ya que el soborno, el chantaje, el secuestro y las desapariciones por suicidio son mucho más eficaces.

En cuanto al destino que espera en tiempo de guerra, el agente capturado es juzgado severamente, previo interrogatorio en el que los más refinados métodos de tortura son de uso bastante común y corriente, ya que para ellos no juegan reglas de ninguna convención y a menudo el proceso concluye con la condena a muerte en tiempo de paz quizás le espere una condena de prisión o simplemente una desaparición por suicidio.

Las películas de agentes secretos, que ironiza estas actividades mediante héroes fantásticos, de recursos inverosímiles rodeados de bellas mujeres y capaces de ingresar a los lugares más seguros e inaccesibles, crean una falsa imagen de lo que en realidad puede llevar a cabo un agente de espionaje o una red, tipos de organización que en el cumplimiento de su misión deben desplegar una gama inagotable de recursos, ardides y principalmente paciencia y tiempo para lograr sus objetivos iniciales de introducción al objetivo.

Los principales tipos de acceso, de acuerdo a que el agente mismo perteneciente a la organización de inteligencia logre penetrar al objetivo o que la dificultad del mismo lo impida, obligando a reclutar un agente o colaborador en dicho objetivo, hace que el acceso a la fuente de información se clasifique en:

  • Acceso directo a la fuente de información. Normalmente en el frente interno.
  • Acceso indirecto a la fuente de información. Normalmente en el frente externo.

ACCESO DIRECTO

En párrafos anteriores se ha visto la notable dificultad de lograr el acceso directo al objetivo o fuente de información, entendiéndose en este caso específico como acceso directo, el ingreso a la fuente de información de un miembro nato de la organización de inteligencia y no de un agente reclutado o colaborador.

Bajo las consideraciones anteriores, el estudio del área objetivo, para lograr el acceso directo, será pertinente sólo en situaciones de espionaje en el frente interno, toda vez que la experiencia ha demostrado, al menos en los casos conocidos, que el acceso directo en el frente externo es sumamente difícil, en esta perspectiva se podría definir que para el acceso directo en el frente interno (organizaciones laborales, políticos, económicas, etc.) se tendrá que tener en cuenta los siguientes aspectos del estudio del área objetivo:

  • Características de la zona área objetivo
  • Idiosincrasia de población
  • Características raciales, idiomática
  • Facilidades para estructuración y despliegue de la red.
  • Verificación y reclutamiento de los colaboradores potenciales proporcionados por el archivo central.
  • Estudio y reconocimiento de la infraestructura de la organización objetivo.
  • Factibilidad de la puesta en ejecución del plan de infiltración.

Los casos de acceso directo en el frente externo se pueden considerar como hechos excepcionales.

Verificados los factores condicionantes del área objetivo y constatando o materializando algunos de ellos, se puede precisar en este momento qué posibilidad de acceso ya está definida.

De aquí en adelante será el grado de entrenamiento y la propia capacidad profesional de inteligencia y capacidad profesional para el papel que ha sido entrenado, los únicos elementos que le permitirán ir alcanzando los más elevados cargos en las jerarquías de las organizaciones en las que ha sido infiltrado, las que le permitirán llegar a las fuentes más valiosas de información y por ende cumplir con su misión.

Con el agente en el objetivo y su red desplegada en toda el área objetivo, la ejecución misma de la operación, se conducirá tanto tiempo como la superioridad lo estime conveniente, o cuando existen claras evidencias de estar bajo sospecha o finalmente cuando el agente sea descubierto.

ACCESO INDIRECTO

Si el acceso directo sólo es factible en situaciones específicas que se pueden plantear en el frente interno, en el frente externo el acceso indirecto se constituye en el casi único procedimiento de acceso a las fuentes de información motivo de espionaje, desempeñando los agentes la función de oficiales del caso o jefe de red, de la que gran parte de ésta, está constituida por agentes reclutados o colaboradores (CICERON, SORGE y su RED, ABEL, etc.)

El estudio del área objetivo está íntimamente relacionado con el tipo de espionaje por realizar y con la naturaleza de la misión, no debe considerarse el área objetivo o el objetivo mismo, como una jurisdicción geográfica mensurable y estáticos, sino por el contrario tanto el área objetivo, como el objetivo mismo pueden adquirir caracteres dinámicos que escapan a toda imaginación previsible, e incluso confundirse con la misión.

Para clarificar bien estos conceptos, analicemos la siguiente misión, en este caso, objetivos también de una red:

“Obtener la mayor cantidad y calidad de informaciones sobre la política de “A” hacia “B”, luego de la negativa de “B” de revisar el tratado de límites de PEREZ‑ GARCIA, a fin de determinar la posibilidad y capacidad de un ataque en la frontera NE por parte de “A”.

Del análisis de esta misión, se deduce que lo más importante es determinar si “A” atacará a “B” y de ser así ¿Cuál será su verdadero potencial militar y económico?.

El agente luego del análisis puede determinar las siguientes tareas:

  • Política de “A” con respecto a “B” ¿tiene verdadera intención de atacar?
  • Organización, armamento y orden de batalla de las FFAA de “A” con especial atención a sus preparativos militares en la frontera NE.
  • Relaciones entre “A” y “C”, considerando el intercambio militar recíproco.
  • Política y actividades de “A” en “D” y “E”
  • Desenvolvimiento de las relaciones entre “A” y los amigos potenciales de “B”
  • Papel jugado por las FFAA de “A” en la política de su país.
  • Sistemática observación de adquisiciones bélicas y desarrollo industrial de “A”

Como se puede apreciar en este ejemplo, el área objetivo no constituye una jurisdicción geográfica, o en todo caso abarca casi todo un Continente, de otro lado la misión se convierte en objetivo mismo o tareas, cuyo cumplimiento requerirá el desarrollo de toda una red en el Continente “Z”, de ahí que la penetración al área objetivo u objetivo adquiere contornos más que nada líricos o un lenguaje figurado para describir la operación.

SELECCION Y RECLUTAMIENTO DE AGENTES Y COLABORADORES

Desde el punto de vista del Servicio de Inteligencia, la táctica de la organización y despliegue de la red, debe comprender:

  • Reclutamiento del agente (s) y/o colaboradores.
  • Instrucción del agente.
  • Ubicación de la red
  • Operaciones

El método del reclutamiento, cualquiera que éste sea, comprende a su vez los siguientes pasos:

  • Localización del presunto agente.
  • Comprobación de sus motivaciones
  • Estudio de todas las circunstancias personales.

Debe tenerse en cuenta que el presunto agente ha sido seleccionado por información de los archivos del Servicio de Inteligencia o por algún colaborador o agente que está trabajando en el área objetivo, cualquiera que sea la circunstancia, cuando el “Oficial del Caso” está seguro de que el candidato puede ser reclutado, debe pedir permiso a la Central para hacerlo. Todo el proceso de reclutamiento dura varios meses, y en ocasiones varios años, antes de que el nuevo agente pueda empezar a actuar.

La localización es considerada la parte más importante, y acaso la más difícil del reclutamiento de un agente. A menudo se emplean meses e incluso años, en buscar un candidato.

En ocasiones el organismo de inteligencia, por motivos especiales, puede enviar un agente especializado en localizaciones o áreas objetivos en que se esté desarrollando o se tenga pensado desarrollar una red, el organismo de inteligencia debe prestar gran parte de su tiempo y su atención en la selección de éstos agentes especializados.

Ante todo, el especialista en reclutamiento debe ser un cosmopolita, saber lenguas extranjeras (inglés, francés, portugués, etc.) hablar con las peculiaridades propias de cada país del habla hispana, conocer el mundo exterior y otras cosas muchas veces ignoradas por el oficial corriente.

Tiene que ser capaz de discutir sobre literatura, arte, deportes, etc.

El propio carácter de este oficial especializado es sumamente importante, debe saber tratar a la gente y captarse su confianza, un hombre díscolo no podría ser un oficial de reclutamiento eficaz, porque el contacto personal es uno de los medios empleados para buscar candidatos.

El oficial especializado en reclutamiento puede obtener información conducente al reclutamiento, durante fiestas, juegos de naipes y conversaciones sobre temas varios.

Diversos tipos de artistas extranjeros (actores, músicos, bailarines, etc.) son empleados también para el reclutamiento, pues suelen tomar fácil acceso a ciertas altas esferas del Gobierno, de la economía, de la ciencia, etc.

Debe preferirse a aquellas personas que por sus actividades normales estén en condiciones de aportar gran cantidad de información, de acuerdo al campo en que se desarrolla la actividad de espionaje.

En lo posible debe proscribirse de las mujeres (enseñanza del caso SORGE) por ser “absolutamente inadecuadas” (excepto para determinados tipos de información concreta) y emplear solo hombres cultos y de criterio agudo.

Preferir a personas con experiencia en la actividad informativa.

FUENTES DE RECLUTAMIENTO

Un organismo de inteligencia puede tener cuatro fuentes para la selección de sus agentes de espionaje o colaboradores:

  • Candidatos que ya han sido instruidos, por el Servicio o por los Oficiales de Inteligencia para un fin determinado.
  • Candidatos recomendados por un Puesto de Inteligencia o un puesto de Inteligencia de una Región Militar.
  • Personas que pueden ser empleadas bajo su cubierta oficial.
  • Personas con importantes relaciones sociales

En ocasiones, el candidato que está siendo examinado por un oficial de inteligencia se convierte en valiosa fuente de otros posibles candidatos.

Al suministrar información sobre sí mismo, menciona a amigos y conocidos que pueden constituir valioso material de inteligencia.

Los oficiales de inteligencia de las embajadas se escudan siempre en cargos oficiales, como ayudante del agregado, miembros de una misión comercial, etc., emplean esta cubierta para el reclutamiento.

De acuerdo con la misión oficial, visitan los correspondientes Ministerios y agencias del país a que han sido enviados.

Estas visitas se realizan ostensiblemente como un deber oficial.

Sin embargo, estos oficiales buscan en realidad personas aptas para ser reclutadas.

El organismo de inteligencia se halla siempre necesitado de agentes entre las diversas clases de funcionarios de los organismos gubernamentales extranjeros, especialmente en los campos de la energía atómica, de la industria, de las FFAA y de los círculos políticos.

METODO DE RECLUTAMIENTO

Los oficiales de inteligencia especializados o designados deben emplear para este objetivo, el método que los Soviéticos denominan de “aproximación social”.

Las distintas agregadurías de las embajadas deben realizar el máximo esfuerzo para el establecimiento de contactos sociales con personajes potencialmente reclutados en los distintos países de interés, particularmente los limítrofes.

Con el método de “aproximación social” el único objeto de fomentar la amistad es la búsqueda o reclutamiento de nuevos agentes.

En el curso de estas reuniones y contactos, el Servicio de Inteligencia o el agente especialmente designado, concentra su atención en las personas que disfrutan de la información requerida, así como aquellos que se muestran conciliadores y que debido a su inseguridad, pueden ser presa fácil a nuestros intereses y pueden ser reclutados sin gran esfuerzo.

Las recepciones oficiales en las embajadas, las misiones extranjeras, etc., deben ser planeadas cuidadosamente cursándose invitaciones a todos los que interesan al Servicio de Inteligencia.

Se eligen anticipadamente los funcionarios de la Embajada, del Consulado de la misión que habrán de establecer contacto con el objetivo.

En cuanto al oficial de inteligencia establece contacto con el candidato, le dedica enorme atención.

Durante el tiempo que emplea en hacer amistad, el oficial de inteligencia expresará por no poder seguir su conversación y sugerirá otra reunión en un lugar adecuado, por Ejem : un restaurante, un teatro o una institución donde se exhibirá una película.

En algunas ciudades y zonas, el Servicio de Inteligencia o la red obtiene información sobre los posibles candidatos interviniendo de ser posible sus líneas telefónicas.

La información obtenida de esta manera, sorprendiendo conversaciones entre instituciones gubernamentales, tiene un interés considerable para el Servicio.

En cuanto una persona parece ser candidato apto, el Oficial de Inteligencia realiza los trabajos preliminares de aproximación y comienza el examen.

Debe obtener información completa sobre la vida personal del candidato, lo cual en ciertos casos, resulta muy difícil.

Esta clase de información comprende detalles sobre la familia del candidato, las costumbres de éste, sus intereses, sus aficiones, etc.

Todo esto debe ser consignado por escrito.

Un candidato puede ser transferido de un oficial de reclutamiento a otro, durante el examen.

En ocasiones, la localización se puede realizar desde la capital, en este se extrae datos de documentos oficiales (sobre hombres de ciencia, ingenieros, etc.) y los consigna en informes que son archivados.

Durante la información de un candidato, el oficial de operación actúa apoyándose en dos principios: primero, establece relaciones de amistad, segundo crea condiciones en que el candidato se sienta en deuda con el Servicio de Inteligencia.

Durante su labor, el oficial encargado debe poner al candidato en una situación que ya no pueda, bajo circunstancia alguna volverse atrás ulteriormente.

Para lograrlo, el Oficial debe cuidar que el candidato, mediante la realización de pequeños encargos y misiones, se vea envuelto en cierta labor de espionaje, incluso antes de su reclutamiento definitivo.

Después de realizado el examen del candidato, cuando el oficial adquiere la certeza de que aquel tiene capacidad para el espionaje y de que no puede echarse atrás, debe pedir permiso para reclutarlo.

El tiempo que se necesita para esta autorización varía según los casos, por general debe ser de dos a tres semanas.

Después de obtenido el permiso, el oficial encargado procede al reclutamiento y lo formaliza exigiendo la firma del candidato y dándole un seudónimo. Sin embargo, cuando un agente es reclutado, no se le informa del servicio concreto a que será destinado; se le dice simplemente que va a trabajar para el PAÍS.

Una vez practicado el reclutamiento, el agente es registrado en el archivo central de operaciones del Servicio de Inteligencia en la capital.

Después de varias entrevistas con el agente recién reclutado, se efectúan la confirmación definitiva de su admisión.

PROCEDIMIENTOS DE RECLUTAMIENTO

En su labor de reclutamiento el organismo de inteligencia (Servicio) emplea todo tipo de procedimiento, dando prioridad a la motivación de tipo ideológico o emocional, aunque se debe aceptar que en el extranjero ésta posibilidad de motivación es bastante restringida, debiendo recurrirse entonces al soborno, chantaje y toda suerte de presiones y amenazas, hasta lograr el objetivo de reclutamiento.

ENCUBRIMIENTO Y AUTOFINANCIACION

Todos los miembros de la red deben tener una actividad legal que justifique sus actividades sin llamar la atención y que además ayude a financiar las actividades generales.

En este sentido se debe destacar que el financiamiento de una red que no actúa por razones ideológicas o patrióticas, aspectos excepcionales en nuestra realidad, resulta bastante caro, toda vez que muchas de las personas que integran la red, lo hacen por lucro personal.

En lo posible se debe buscar la autofinanciación, por ejm: en la red de SORGE, en el JAPON los esposos KLAUSEN tenían una fábrica de planchas heliográfica que abastecía al mismo Ejército Japonés.

Gracias a este establecimiento, los KLAUSEN habían logrado alcanzar una holgada posición en el ambiente comercial de TOKIO, instalando incluso una sucursal en MULDEN (MANCHURIA).

Esta firma comercial servía de encubrimiento para las remesas de dinero que la red recibía de Moscú a través de los bancos norteamericanos. Los demás integrantes desarrollaban actividades normales rentadas (periodistas, empleados gubernamentales, funcionarios estatales, etc.).

OPERACIONES DE INFORMACION Y SEGURIDAD

La reunión de información.

La esencia del trabajo se debe basar en la división adecuada de las tareas de búsqueda y reunión de información, de acuerdo con su capacidad, conocimiento y grado de infiltración lograda.

No obstante en determinados casos particulares, todos los miembros de la red o un equipo seleccionado de trabajo de esta red, pueden concentrarse en un solo problema, independiente de su especialidad habitual, esto se hace con la finalidad de aprovechar al máximo la capacidad de análisis e interpretación de los miembros especializados y/o connotados de la red. Las necesidades de información son planeadas a cada agente, dirección o jefe de célula en particular de manera que los miembros de la red sólo deben saber lo que el jefe les dice respecto las misiones encomendadas y a los pedidos específicos de información asignados a cada uno de ellos.

En cada contacto de los miembros de la red los agentes deben suministrar datos sobre todos los problemas en los que aquel estuviese interesado o creyese importante.

Dentro del enorme caudal de informaciones recogidas, el jefe de red (oficial de operación ú oficial del caso) debe seleccionar y llamar la atención a sus agentes sobre cuestiones que se consideran dignas de su actuación especial.

Puede también observar que algunos de los problemas o situaciones planteadas por los agentes, carece de interés con respecto a la finalidad perseguida o llamar la atención sobre el aporte de mucha información contradictoria, por lo que se puede hacer necesario que se recojan informes más exactos, a fin de determinar las verdaderas causas de los acontecimientos.

Como regla general, no se debe revelar a los colaboradores o agentes secundarios, la forma en que se utiliza la información recogida, puede quizás el operador de radio o intermediario en el proceso de las comunicaciones o el encargado de cifrado y la transmisión, saber lo que el jefe envía al organismo de inteligencia y lo que se desecha por superfluo.

De todas maneras el jefe de red se debe reservar la decisión del medio de transmisión a utilizar.

Directivas de trabajo.

El jefe de red debe dictar una serie de directivas ú órdenes para orientar la forma de trabajar del personal de la red. Estas directivas pueden ser de dos clases:

De carácter general. No se debe dar la impresión de tener interés en saber las cosas.

Las personas enteradas de asuntos de importancia rehusarán hablar si sospechan del interés de una persona en obtener información.

Si se da la impresión de tener mejor información de la que puede obtenerse, es seguro que se obtendrá la información que tiene la otra persona.

Es conveniente especializarse en algo y constituirse en fuente de consulta para otras personas.

No se puede ser un buen órgano de búsqueda si al mismo tiempo no se es buena fuente de información para otro, y esto solo se logra merced a la experiencia y largos estudios.

Por ejm:, en el caso concreto de SORGE, éste actuaba en TOKIO como un agudo conocedor de los problemas asiáticos.

Escribía artículos de geopolítica asiática, que publicaban las revistas especializadas de Berlín, siendo muy consultado por todos los funcionarios diplomáticos alemanes que llegaban a Japón y que debían efectuar informes sobre la realidad asiática.

De esa manera se hizo indispensable en la embajada alemana y logró el cargo de agregado de prensa de la misma.

Directivas de seguridad. Deben evitarse los contactos con compatriotas o representantes oficiales o funcionarios de nuestra embajada, en lo posible todo contacto con agentes del país (correos, estafetas, intermediarios, agentes especiales, etc.) debe realizarse en el mayor secreto, sin anotar ni mencionar nombres.

De emplearse estaciones de radio, esta debe ser desmontada después de cada transmisión y trasladarla a otra parte.

Cada mensaje debe radiarse desde un lugar distinto cada vez, la clase de radio debe ser cambiada o alterada para cada emisión.

Nadie debe conocer el trabajo del otro, lo que no se sabe no se puede confesar, ni siquiera al ser sometido a tortura.

Cada agente debe tener un nombre en clave, los verdaderos no deben ser empleados nunca, ni por escrito, ni por radio, ni en conversaciones de ninguna índole que mantengan los miembros de la red. Los nombres de lugares deben ser dados en clave, usando otros en lugar de los verdaderos, jamás emplear los nombres correctos (usar por ejm: LA PAZ por SANTIAGO, RIO DE JANEIRO por QUITO, etc.),

Deben destruirse los documentos una vez utilizados, si bien agentes del país pueden tomar parte de la red en el aspecto directriz, no deben ser incorporados en células.

ARCHIVO CENTRAL

El Servicio de Inteligencia mantiene archivos detallados a los cuales continuamente se les añaden nuevos datos con respecto a los historiales personales de individuos que han tenido relación con el servicio o que estén inclinados a servir a nuestra causa.

Este archivo central debe ser continuamente alimentado y depurado.