«Contaré la verdadera historia del papel que desempeñé trabajando para la tan controvertida Guerra psíquica que tuvo lugar entre la ahora extinta Unión Soviética y los Estados Unidos. Es pate de la historia secreta de la revolución de Gorbachov y de la trama oculta del movimiento Nueva Era.»

JACK SARFATTI, prestigioso científico, especialista en física cuántica.

El olor a incienso era insoportable y el número de personas por metro cuadrado hacía casi imposible avanzar unos pasos.

«Son ustedes periodistas?», escuchamos a nuestra derecha.

Se trataba de una mujer de unos 40 años, vestida con una túnica blanca y un exagerado turbante del mismo color.

A su lado, una silla y una pequeña mesa en la que solo había un enorme cartel en el que se podía leer: «Masajes energéticos, 10 euros».

La buena mujer, que se había fijado en que llevábamos casi media hora tomando fotografías, no nos dejó prácticamente ni responder y nos obsequió con uno de sus masajes.

«Oye, hazme una foto, mira me arreglo el turbante, me pongo unos adornos y ya verás qué aparente quedo. Y esto, en qué revista va a salir?»

La mujer no paraba de hablar y parecía más preocupada en autopromocionarse que en atender a las personas que esperaban su turno.

Por supuesto, le hicimos varias fotografías.

Con las manos levantadas, con el turbante hacia un lado, practicando un masaje.. «A través de mis manos fluye mi energía positiva, que transmito a la persona», nos explicaba sin mucho convencimiento.

A derecha e izquierda decenas de pabellones ocupaban la sala.

En uno de ellos el visitante podía consultar a varias tarotistas; más allá, un hombre de unos 50 años con pinta de hippie, y por tan solo 20 euros, era capaz de predecir el futuro de cualquiera en 10 minutos.

Armado simplemente con un ordenador; enfrente, un hombre y una mujer vestidos también con sendas túnicas, leían el «aura energética» por 40 euros, al lado vendían cristales con poderes curativos y, en otro Pabellón, se podían adquirir todo tipo de objetos mágicos provenientes del Tíbet, al menos eso es lo que se podía leer en un aparente cartel.

Seguro que, como muchos de ustedes habrán adivinado, nos encontrábamos en una de las muchas ferias de la Nueva Era que se celebran todos los años en España. Y desde luego este país no es una excepción, en todas las naciones del mundo occidental tienen lugar eventos similares a los que acuden millones de personas.

Es, sin duda, la cara más popular y vulgar de un ecléctico, heterogéneo y difuso movimiento planetario conocido con el genérico nombre de Nueva Era.

Nacido a principios de los años 60 en California, creció al calor de la revolución juvenil del mítico año 1968.

Filósofos, escritores, sociólogos, importantes científicos, líderes del movimiento estudiantil y activistas de todo tipo pusieron en marcha este movimiento social que pretendía tender un puente entre las filosofías espirituales de Oriente, las diversas corrientes esotéricas y el racionalismo de Occidente, con la finalidad de generar un nuevo estilo de vida y una nueva sociedad.

Parece que no lograron sus fines iniciales, pero sí influyeron decisivamente en nuestra sociedad, aunque probablemente no de la forma que hubiesen deseado.

Desde el principio, el movimiento de la Nueva Era estuvo estrechamente ligado a diversas operaciones secretas de la CIA y de la KGB, dentro del contexto de la Guerra Fría.

Y es que el movimiento de la Nueva Era y sus líderes tuvieron mucho que ver con el desmantelamiento de la revolución del 68; el inicio del terrible fenómeno del narcotráfico y el consumo masivo de drogas entre la juventud; el auge de diversas sectas orientalistas y, aunque parezca sorprendente, la caída de la URSS.


Ocultismo, Drogas y Rock and Roll


Esalem, Nido de Espías


La Biblia de la Nueva Era



Claves Ocultas del Poder Mundial – José Lesta y Miguel Pedrero – Editorial EDAF – Buenos Aires – 2006