Terminología

Acercamiento. Técnica empleada por el agente para tomar contacto con la persona que va a entrevistar, durante una investigación de personal o la aproximación para el reclutamiento.

Agente. Es la persona instruida y entrenada técnicamente y que ocultando su identidad, obtiene informaciones para el órgano de inteligencia y/o contrainteligencia del cual depende.

Espía. Individuo de gran preparación y altamente adiestrado para obtener información secreta, valiéndose de procedimientos clandestinos.

Espionaje. Obtención de información secreta mediante el empleo de espías. Operación especial de inteligencia que requiere una alta preparación técnica, por el cuál se obtiene una información clasificada para una organización; en violación de las leyes que rigen una zona o país en donde se lleva a cabo.

Búsqueda. Explotación sistemática de las fuentes de información conducida por un órgano de inteligencia apropiado.

Fuente de información. Persona, hecho, cosa, organismo o acción donde se origina la información y hacia donde los órganos de búsqueda concurren a obtenerla (Ag. de espionaje).

Cubierta. Es una personalidad falsa, o la fachada de una organización que justifica su presencia en determinado lugar o circunstancia. Un agente de espionaje posee una “cubierta” cuando está en condiciones de ocultar la razón de su afinidad o relación con el objetivo. Esta puede ser: natural o artificial.

Historia ficticia. Constituye una justificación a la cubierta. Es una coartada que se inventa para justificar la cubierta y ésta debe ser capaz de resistir una investigación.

Red. Es un sistema de organización de las operaciones de espionaje que permite emplear varios agentes y colaboradores dependientes de un jefe y que pueden cubrir varios objetivos simultáneamente.

Red de espionaje. Conjunto de personas agrupadas bajo un comando que cumple misiones de espionaje.

Espionaje militar. Tiene como objetivo un orden de batalla, es decir, la posición de Unidades Militares, los efectivos y el armamento de las fuerzas que son posibles amenazas.

Espionaje industrial. Se orienta a conocer la capacidad de las fábricas, la naturaleza de los procedimientos y de las técnicas, busca sobre todo, muestras, maquetas, planos, etc.

Espionaje científico. Se interesa en las ideas de los científicos de otros países, para poder realizar investigaciones independientes de acuerdo al valor de la idea y que el enemigo podría aplicar contra nosotros si no le ganamos la iniciativa.

NECESIDADES DE ESPIONAJE

La gran mayoría de las personas se sentirían ultrajadas, si alguien les diera el calificativo de espía, no obstante es irrefutable que en las actuales circunstancias del mundo moderno, en que se encuentran las grandes potencias en su afán de hegemonía mundial la disputa por el dominio de las ciencias y las naciones los obliga a realizar actividades de espionaje en todos los campos de la actividad humana.

En igual forma, si bien no responde a los mismos intereses, en los países subdesarrollados también ésta actividad se hace necesaria, no quizás en su afán hegemónico, sino más bien de seguridad por ejemplo un país potencialmente rico y rodeado de países pobres que pueden ser en éste, una salida a sus deficiencias estructurales y naturales.

El mundo moderno, incluso en los países en vía de desarrollo, pone o puede poner en manos de éstos, un potencial militar difícilmente neutralizables, sino se cuenta con una información anticipada, toda vez que los propios recursos pueden haber quedado obsoletos por el rápido desarrollo de las ciencias y la tecnología, aún cuando éste desarrollo tecnológico sólo haya sido adquirido de otras potencias.

Pero si bien se puede conocer que un país puede estar más o menos desarrollado al punto de vista tecnológico, ello no significa necesariamente que esté en aptitud de alcanzar tal o cual objetivo, toda vez que este desarrollo o preparación debe ir paralelo con un desarrollo en todos los campos de la actividad humana, de allí que el espionaje se hace necesario, no solo al punto de vista militar o científico, sino en forma tal, que abarque todos los dominios de la actividad humana, a fin de proporcionar una inteligencia total.

CAUSAS DEL ESPIONAJE

Cuando se ha visto la necesidad estratégica del espionaje, tácitamente se vislumbra una serie de consideraciones que en este momento es pertinente precisarlos:

  • Diferencia de intereses entre las naciones, lo cual es lógico y justificable, toda vez que cada Estado guiará sus acciones en función de la necesidad de proporcionar seguridad y bienestar a sus pueblos, lo que muchas veces genera una total e irreconciliada oposición de intereses.
  • Necesidades de obtención de inteligencia de los demás países consecuencia de lo anterior, con la finalidad de proporcionar en forma permanente y oportuna los elementos de juicio que ayuden a los responsables de la conducción del país a tomar decisiones consecuentes con una efectiva seguridad y bienestar.

NATURALEZA DEL ESPIONAJE

El espionaje moderno es un procedimiento altamente desarrollado, técnico y completo.

Se ha convertido en una ocupación consagrada a un personal instruido y disciplinado.

El moderno agente de espionaje busca cuidadosamente la información, emplea considerables períodos de tiempo para obtener determinadas informaciones, cuya verdadera importancia no conoce y dirige su inteligencia y energía por canales o conductos que serían completamente incomprensibles a sus antecesores del siglo XIX.

El moderno agente de espionaje no solamente limita sus objetivos a la información de planes, movimientos y estrategias militares sino que abarca otros diversos factores, como son los experimentos científicos y técnicos llevados a cabo en las fábricas y laboratorios; incursiona también en la moral del pueblo, directivas y tendencias de la economía de una nación; inclinaciones del gobierno, condiciones geográficas de una zona, potencial industrial y reservas de materias primas; igualmente del desarrollo cultural.

También puede controlar o entrar en contacto con nuevas clases de agentes que se han convertido en partes integrantes de las modernas organizaciones internacionales, clandestinas; como son el sobornador, el agitador y el propagandista.

Esta alta especialización que requiere para desarrollar sus actividades en los distintos campos de la actividad humana, hace que muchas veces se tenga que recurrir a reclutar agentes (colaboradores) especialista (científicos, militares, técnicos, etc.) para desarrollar la operación.

El moderno agente de espionaje emplea diversos números de procedimientos para llevar a cabo su misión, y el agente de contrainteligencia para poder neutralizar los esfuerzos de esta amenaza a la seguridad nacional, debe estar familiarizado, en lo posible con muchos de éstos procedimientos.

El espionaje moderno debido al avance de la tecnología y la ciencia ha evolucionado considerablemente en sus procedimientos debiéndose tener presente entre otros los siguientes aspectos:

(1) Gran técnica para obtención y transmisión de las informaciones
(2) Alto grado de entrenamiento y disciplina
(3) Empleo casi normal de personal natural del país espiado
(4) Fuerte motivación

CARACTERISTICAS DEL ESPIONAJE

Considerando que el espionaje es una actividad clandestina, que requiere una alta preparación técnica y por el cual se obtiene informaciones valiosas de fuente secreta y que se encuentran “cerradas” a los otros procedimientos que puede utilizar una organización de inteligencia y que el agente que debe llevar a cabo estas operaciones requiere asimismo de una alta preparación, muchas veces técnica y especializada, se deducen las siguientes características:

  • Clandestinidad. Se realiza o conduce contraviniendo las leyes de un país o zona donde se lleva a cabo.
  • Necesidad de técnicas especiales. Toda vez que para su realización de una serie de técnicas especializadas, tanto en la fase de obtención, como en la de transmisión de la información obtenida (microfilms, micropunto, escrituras secretas, transmisiones, etc.).
  • Naturaleza compleja. Dado lo difícil de las operaciones, por la sucesión de actividades por realizar, aunada al esfuerzo del enemigo por impedir estas acciones, lo que muchas veces definirá que una operación tenga que llevarse por un agente reclutado en la misma fuente.
  • Permanente. Por la confrontación de los intereses nacionales y el desarrollo constante de la ciencia, exigen que ésta actividad lejos de detenerse tenga que impulsarse cada vez más.
  • Previsora. Toda vez que su complejidad obligará a planeamientos alternos, minuciosos y detallados.
  • Unidad de comando. Ya que la organización de inteligencia que lo conduce debe unificar criterios y esfuerzos que conduzcan hacia el objetivo con seguridad y eficiencia, evitándose esfuerzos aislados y duplicidad en la acción por la existencia de varios escalones con la misma misión.
  • Agresividad. El enemigo hará todo el esfuerzo posible por neutralizar la acción, de ahí que debe mantenerse la iniciativa y el esfuerzo ofensivo para cumplir la misión.
  • Alto costo. “La seguridad no tiene precio”, ésta frase de por sí califica esta característica, toda vez que en su realización será necesario “comprar” muchas conciencias, como una forma de lograr el reclutamiento de colaboradores que tiene acceso directo a la información, el estudio de la infraestructura, el material, etc.
  • Flexibilidad. Esta característica se define como la capacidad de poder variar los procedimientos ante cualquier eventualidad que pueda cerrar la fuente, así mismo evitando los estereotipos, las rutinas, etc.

EFECTOS DEL ESPIONAJE

Una actividad de espionaje, eficiente y bien dirigida ocasiona graves daños al adversario el caso típico se puede apreciar en el espionaje científico llevado a cabo por los esposos ROSEMBERG, al sustraer los secretos atómicos de los EEUU de NA y proporcionarlos a la URSS, esto permitió a los soviéticos balancear rápidamente su carrera atómica con el de los EEUU y dada la publicidad que se hizo del caso, produjo en el pueblo de los EEUU una reacción de desconfianza, debido a la deficiencia de seguridad de los organismos encargados de proteger los secretos vitales.

En cambio, el pueblo soviético aplaudió sin reservas a sus elementos de espionaje por su invalorable labor en provecho de su país.

Se puede resumir del párrafo los siguientes puntos:

  1. Ocasiona grave daño al Eno.
  2. Da ventaja al que realiza el espionaje
  3. Permite balancear medios y poderío (caso de la bomba atómica, esposos ROSEMBERG)
  4. Produce efectos psicológicos imprevisibles en la población (decepción, desmoralización, desconfianza, temor, pánico, etc.).

INTELIGENCIA Y ESPIONAJE

La inteligencia se confunde a menudo con el espionaje, porque cuando nos referimos a la primera, particularmente en nuestro medio, todavía es posible apreciar un cierto desconocimiento de su verdadero significado, situación originada por una escasa difusión de su doctrina; es por ello que para aclarar el concepto adoptaremos la definición de inteligencia que hace Sherman Kent en su triple enfoque.

En efecto inteligencia es una clase de conocimiento al que se le da la categoría de “vital para la supervivencia nacional”, es también la organización que la produce, con su personal, sus organismos y su metodología de trabajo y es inteligencia la actividad y métodos destinados a convertir simples informaciones en ese conocimiento vital.

Ahora bien, no podría ponerse en tela de juicio los altos fines a que la inteligencia como conocimiento vital está destinada, ya que en definitiva no podría existir mejor causa que la causa de la Patria y de su seguridad, para permitir su desarrollo; tampoco podría discutirse el hecho de que como actividad sea en sí el producto de una investigación científica, con una metodología particular practicada solo por ciertas mentes, no quizás privilegiadas, pero sí cultivadas específicamente para que mediante un trabajo donde la habilidad, y una especie de sexto sentido juegan un importante papel, puedan hallarse respuestas sencillas a problemas complicados y arduos.

Hasta aquí, la parte idealista, noble, limpia, científica, visible y atrayente de por sí, de la inteligencia; parte dentro de la cual puede considerarse aún a la búsqueda de información en fuentes abiertas.

La parte oscura, por llamarla de alguna manera, de la inteligencia, nos conduce necesariamente al mundo de la clandestinidad, de la ilegalidad, que es el único ambiente en el que podrán burlarse las barreras puesta por los Estados para proteger sus secretos.

Es en este mundo en el que debemos centrar nuestro interés, que está estrechamente ligado a la inteligencia estratégica, es aquel que ha sido enfatizado y dramatizado desmedidamente; comercializado por la literatura de ficción y por la cinematografía desde hace mucho tiempo; un mundo que se perfecciona e implementa en razón directa del aporte proporcionado por una tecnología cada vez más y más desarrollada.

Un mundo que existe desde los albores de la vida en sociedad; repudiado hasta hace muy poco, aceptado y admirado hoy que ha llegado a comprenderse que el fin, noble fin justifica los medios y que tanto ha sido sublimado hasta llegar a convertirse en el ámbito en el cual se encuentra en permanente pugna las habilidades más refinadas de mutuos adversarios en su afán de apoderarse de secretos militares, económicos, políticos, científicos e industriales; un mundo en el que compra la soledad y a menudo la angustia, en una lucha sin cuartel y en el que los héroes son anónimos es el mundo del espionaje.